The Mandate
  • Demo

    n/a
  • Editor

    n/a
  • Metacritic

    n/a

The Mandate

Sitio Web Oficial


  • rol
  • estrategia
  • acción
  • conquista galáctica
  • mundo abierto
  • ciencia ficción

Fecha

19/10/2013

Autor

Webmaster


Descubriendo Detalles: La Tripulación

Es por demás sabido e intuitivo que una nave cualesquiera depende en su totalidad de su tripulación. Son el componente que le da vida y razón de ser. Son como su flujo sanguíneo que cuida, renueva, repara y defiende. Su presencia en vídeojuegos ha sido siempre sobreentendida, abstraída al extremo en que sólo son un contador. The Mandate quiere cambiar eso en dos niveles.

Un primer nivel tiene a la tripulación general como un integrante importante de la nave. Son los que la reparan, la cuidan, la protegen, le otorgan bonos con su disciplina y habilidades. La gran parte de la tripulación está conformada por quienes se alistaron a la escuela naval y acabaron asignados a nuestra nave tras su graduación, o como primera misión oficial. En escencia son la carne de cañón, los más reemplazables tras una batalla o alguna mala decisión. Pero no por ello hay que sacrificarlos sin motivo o razón. Luego están los oficiales.

El segundo nivel lo conforman los oficiales, los veteranos que han ganado rango por cuenta propia o aquellos integrantes de la tripulación que logran atraer nuestra atención como para darles una bien merecida promoción (que en tiempos de guerra puede mu bien ser porque su predecesor ya no nos acompaña). Cómo se especialicen depende de nosotros, al igual que el rol que adquieran dentro de la nave. Factores como la influencia que tienen, los bonos que otorgan, y cómo controlan al resto de la tripulación serán cosas a tomar en cuenta al momento de decidir si los ponemos en riesgo o no.

The Mandate es un juego de rol por lo tanto todos en todo momento van ganando experiencia. La tripulación lo hace dependiendo el nivel de riesgo al que se tenga que enfrentar. Por ende, unidades como los marinos subirán rápido de nivel pero habrá que tener cuidado con ellos porque además son los que están en la línea de fuego más seguido. También hay que tomar en cuenta la moral, el cansancio, el hambre (la sed, quizá), a los que no hay que ver como problemas y más para gestionar, todo lo contrario, son posibles ventajas que podríamos tener contra un enemigo mal preparado.

No hay que preocuparse sobre el tema administrativo porque está ahí para quienes quieran lidiar con el, para los demás está la opción de delegar todo y concentrarse en lo que más les interesa. Llegada la hora muy bien podemos dejar todo en manos de un Primer Oficial y enfocarnos en una vista más panorámica, o una más táctica.

Todos en la tripulación, alistados y oficiales, pueden ganar nivel y habilidades hasta llegar a un máximo, en este punto siguen ganando experiencia pero ya no destrezas. Cuando llegan a su máximo se los puede asignar a una posición de entrenamiento, mandarlos a la escuela para oficiales o ponerlo como entrenador para que su experiencia permita obtener reclutas más capaces. Estas posibilidades refuerzan la necesidad de minimizar muertes sin razón, no vale la pena sacrificar a nadie sin que sea algo inevitable o una de esas situaciones que luego persiguen a todo Capitán porque nunca se sabe si la que se tomo fue o no la elección correcta.

En el tema de interacción entre tripulación y nave vale destacar que podremos asignar ciertas áreas de la nuestra a gusto y necesidad según cómo enfoquemos nuestro estilo de exploración, gestión, batalla y avance de la aventura. Espacio extra para tripulación, salas de recreación (gimnasio), enfermería, y/o armería. Todo para tener bien preparado a todos(as) ante cualquier eventualidad. Y ya que tocamos el tema el juego cuenta con varios "estados" para la nave que vienen a ser algo así como formaciones, para tener a la gente correcta en el lugar adecuado. Ejemplos son: "Estaciones de batalla", "repeler fuerzas invasoras", "velocidad de impacto", y "todo en calma".

Si hablamos de involucrarse en el juego The Mandate nos permite hacerlo de diversas maneras y a muchos niveles. En detalle o superficial. De manera proactiva o reactiva. Estilo voluntario o con un poco de fuerza. Como buena nave la nuestra tiene decenas de sistemas a los cuales podemos tener siempre en el mejor estado posible o dejar que se vayan deteriorando poco a poco. Repararlos o al menos darles mantenimiento de seguro llega a ser más eficiente que llegar al punto que requerimos de buscar una estación para conseguir partes y mejor servicio.

Según Perihelion Interactive hablar de tripulación incluye no sólo a nuestros reclutas, oficiales y marines, ahí también tendremos que considerar a prisioneros, criminales que van en camino a su juicio, o personajes VIP y sus escoltas que transportamos por uno u otro motivo. A ellos habrá que cuidarlos, darles las respectivas acomodaciones y requerimientos extra que puedan solicitar. Cómo tratar a los prisioneros es también decisión nuestra, donde llevarlos, qué hacer con ellos.

Todo principio es difícil así que al empezar tendremos que lidiar con una tripulación recién salida de entrenamiento más uno que otro veterano. Habrá que vigilar la moral y a qué facciones pertenecen. Nuestras acciones influyen mucho en cómo nos ve la tripulación, en cómo reciben lo que hacemos o no. Esto a su vez depende cuál sea nuestra herencia y legado, con cual facción tengamos afinidad. Eliminar prisioneros para un pirata es normal, para alguien que sigue los "Artículos de Guerra" sería mal visto a menos que una situación particular lo amerite.

Mantener moral es importante para evitar motines, rebeliones y peleas dentro de la nave. Igualmente conocer a la tripulación, relacionarse con ella. Como podemos explorar la nave también es posible charlar con todos sus habitantes y hasta ver si necesitan ayuda, o quizá tienen alguna misión extra que podemos realizar. Cumplir con sus expectativas de nosotros como Capitán, y evitar muertes innecesarias es, quizá, la mejor manera de hacerlo.

Considerando que es un juego de Rol que quiere absorbernos para descubrir toda una galaxia y mantenernos en ella por mucho tiempo, extensiones como considerar fatiga, hambre y descanso no hay que verlas como más cosas de que preocuparnos pero más herramientas que podemos aprovechar tácticamente en combate. Por ejemplo, contar con más rotaciones de tripulación durante un asedio largo puede darnos la ventaja tarde o temprano aún contra una nave más grande. Soldados con moral elevada, buen equipo y bien alimentados seguro rinden mejor que piratas hambrientos.

Llegada la hora no creo que tengamos una gran relación uno-a-uno con nuestra tripulación, no con los reclutas y alistados al menos, quizá con los oficiales. Tampoco imagino lidiar con todo un lado simulación para mantenerlos contentos, alimentados y listos para la acción. Lo veo como incluir extensiones y profundidad extra pero acotada al contexto y los requerimientos de la jugabilidad. Lo suficiente, ni más ni menos.

Algo que ver con el tema moral, exploración del espacio infinito e invertir en el futuro son el tema de poder capturar naves y el tener una estación espacial propia, al igual que tener la libertad de atacar aquellas del enemigo. No es difícil inferir que a una nave capturada le podremos quitar cosas que nos sirven o tomarla como nuestra, de seguro nos dará planos de nueva tecnología si es de alguna facción que está mejor. Sería bien raro que no podamos venderla o, al menos, reciclar sus recursos.

La sóla idea de poder contar con una estación espacial propia da para mucho. Empezando por el hecho de que la podemos enfocar en varias áreas: militar, investigación, educación, obtención de recursos. De seguro tendremos que visitarla de tanto en tanto para reparaciones, mejoras, reponer perdidas. También será un hangar donde dejar en espera al resto de nuestras naves para cuando decidamos que ya hemos explorado suficiente y es hora de cumplir con las instrucciones que se nos ha dado. Una orden. Sin cuartel.

Entre las grandes novedades que trae The Mandate está la Tripulación como algo vivo y latente dentro de la nave, no sólo como un contador que sube y baja, o una regla de graduación que permite acelerar/desacelerar algún proceso en particular. Su participación es más orgánica, más interactiva, más sólida y real. Lo más positivo del caso es que su implementación se siente como complemento a la jugabilidad de alto nivel, no como un conjunto de estadísticas y bonos adicionales que tienen su propia representación visual. Como todo hasta el momento, muy prometedor, diferente y llamativo.

Por lo que se aprecia de las noticias más recientes no tardaremos en tener sorpresas aún mayores, así que a estar atentos(as). Mientras tanto participen de su Campaña KICKSTARTER, si pueden apoyen, o al menos ayuden a divulgar el juego. The Mandate se torna cada vez más en algo increíble y genial para tener ante nosotros lo más pronto posible.

 


Teclado EZ-Reach 2030 por TypeMatrix.

©Copyright 2011. Todos los derechos reservados.