Lista Artículos Lista Editoriales Enlaces Juegos en Línea Noticias Tienda J por Amazon(com)
J de Juegos.com
PC
AYUDA   |   BUSCAR x CLAVE   |   
Buscar con GOOGLE >>>
 
Escríbenos! Galardones. Juegos Recientes.
Preguntas Frecuentes - Galerías - Códigos - Descargas - Enlaces - TOP 10
| Acción | | Aventura | | Carreras | | Deportes | | Estrategia | | Juegos de Rol | | Simuladores |
 
Spellforce: The Order of Dawn
| PreEstreno | | Demo | | Portada | | Códigos | | Estrategias | | Historia | | Noticias | | Recursos |
Artículo: Más Allá de lo Papable
 
Si quisieramos crear un árbol evolutivo de Spellforce: The Order of Dawn habría que colocar a WarCraft III: The Frozen Throne a la cabeza, precedido sólo por WarCraft III. En otra rama adyacente estarían Diablo II y Dungeon Siege. Poco antes en su evolución aparecería KnightShift, al que sólo le falta la presencia de un inventario real y un sistema de avance más sofisticado. El punto culminante en el proceso sería el juego que nos atañe, un híbrido --casi-- perfecto entre RTS y RPG. Tanto así que se lo puede considerar como perteneciente a cualquiera de las dos categorías indistintamente. Si en J de Juegos se eligió la Estrategia es porque esa es la impresión que se tiene a primera vista.

Entre otros elogios el equipo de Phenomic merece muchos por la mangitud que posee lo que han creado. Cada mapa es un inmenso pedazo de tierra, y no sólo por el contexto. Se puede encontrar pueblos, ciudades, enemigos, (pseudo)cavernas, montañas, valles y elevaciones, lagos y planicies, ruinas, terrenos apretados para explorar y espacios abiertos donde armar nuestros ejércitos.

Esparcidos por todo el mundo están un par de decenas de héroes en sus rune stones, esperando ser encontrados para unirse a la batalla. Diseminados por los rincones hay criaturas extrañas que guardan preciados tesoros, muchos de los cuales activaran o terminaran una o más misiones secundarias. Existe una variedad increíble de personajes amigos y enemigos, no todos son completamente originales pero se encuentra gran parte de lo que conforma la lista de criaturas presentes en mundos de fantasía mitológica medieval.

A todo lo anterior hay que añadirle aún más. Decenas de misiones para completar la aventura principal, y otras tantas decenas para realizar la extensa lista de objetivos secundarios que acaban con premios muy atractivos como la Earthblade, la Soulstaff o la Armadura de Dragón. Un par de estas misiones secundarias son toda una historia aparte. También encontraremos toneladas de equipo, armas, armaduras y pergaminos de hechizos que se pueden utilizar, o vender. Por suerte nuestro inventario es ilimitado y no se considera peso de los objetos, porque caso contrario necesitariamos de toda una armada de mulas para cargar con los tesoros que encontramos.

Tanto en las representaciones 3D como en sus iconos, la variedad y el detalle de armas y armaduras es notorio, y muy bueno. La posibilidad que los diseñadores tienen de prácticamente equipar a cada NPC a gusto y necesidad, permite la presencia de un repertorio variado al momento de moverse de un sector a otro. Las armaduras de cada Casa/Ejército son diferentes, incluso permiten destacar el clima de la zona, entre otros detalles. La variedad de armas y escudos que llevan no se queda atrás.

Cuando consideramos los hechizos de una o dos especialidades parece que fueran pocos, pero cuando se suma todos llegamos casi a la centena, esto sin considerar los bonos y ataques especiales que adquiren quienes avanzan en las artes guerreras como el uso de arcos, espadas o mazas pesadas.

Llevando el concepto híbrido más allá de KnightShift, The Order of Dawn presenta prácticamente lo que sería el límite o, en cualquier caso, uno de los posibles límites. Todavía quedan un par de cosas que depurar en la jugabilidad, su contextualización y el diseño en general, pero son detalles pequeños, los cimientos establecidos por Phenomic son muy buenos, y aún las cerca de setenta/ochenta horas de juego que ofrece pueden terminar siendo pocas. Volver a jugar es permitido, y hasta viable, de no ser por la linealidad de la aventura y la ausencia de eventos verdaderamente aleatorios.

Si bien SpellForce posee puntos flacos y un par de errores de programación, los mismos se pueden obviar; jugarlo es entretenido, interesante, y sencillamente genial. Más de uno va ha querer jugar más, llevar a su personaje al límite, alcanzar el nivel máximo en todas sus habilidades. O probar con otro. Durante el juego, y al final, cada uno va ha tener su lista de 'esto debió ser así', 'esto así', 'me hubiera gustado esto', en fin. El punto es que tal y como está el estilo y la implementación son casi impecables. Retoques a los controles, la gestión de tropas y un par de detalles más lo harían mucho más entretenido... y para eso está SpellForce 2.

Todos los gráficos y otros afines al juego pertenecen a Phenomic Game Development y JoWooD Productions/Encore.
Sobre J de Juegos | Información Copyright | Contacto [ 12/Mayo/2005 ]