Artículo: Vida Orgánica y Digital en Artificial Life por Steven Levy

Vida Orgánica y Digital en Artificial Life por Steven Levy


  • artículo
  • nota
  • convención
  • overload
  • anime
  • manga
  • k-pop
  • cosplay

Fecha

28/02/2015

Autor

Webmaster


Es interesante a veces cómo dejámos en el camino cosas que una vez retomadas nos dejan con la duda de ¿por qué no...? En mi caso eso ocurrió con el libro Artificial Life por Steven Levy que quedo ahí encajonado sin que se le preste la atención hasta que las circunstancias volvieron a ponerlo delante mio. Lo agarre porque me interesa la IA, A-Life y todo lo que implican. Lo más interesante del caso es que el autor se las arregla no sólo para ilustrar la evolución de lo digital pero un vistazo a lo orgánico.

El intento de emular la inteligencia humana en una versión digital no deja de ser interesante pero tiene algo de forzado y falso en su objetivo. Lo primero que se aprende en computación, en programación, es que hay que conocer el problema a fondo para poder darle una solución digital, algo que claramente no se puede decir de nuestros procesos mentales de los cuales no entendemos bien ni el componente hardware y menos el más abstracto que nos hace lo que somos: un ente inteligente.

Otro problema, que lo resalta Steven varias veces, es que todavía no hay un acuerdo válido ni una fórmula única al momento de definir "Inteligencia" --y todo lo que le pueda rodear y/o complementar. Por otro lado, las definiciones que si existen son muy antropomorfas, con el ser humano como el punto más alto y aquel con el cual comparar al resto. No por nada existe el eco de una pregunta persistente alrededor del tema AI, ¿podríamos reconocer una inteligencia a nuestro nivel pero diferente?.

Vida Orgánica y Digital en Artificial Life por Steven Levy.

Algo que el libro destaca en todo momento es que la rama actual y más reconocida de IA trabaja bajo la premisa de arriba-abajo --algo que está cambiando poco a poco. Es decir, de lo complejo a lo simple. En contraste toda la A-Life lo hace de abajo-arriba, de lo simple a lo complicado, incluso dejando que todo el apartado final sea emergente, en otras palabras, que se de por si sólo.

El tema emergente es propio del estudio de Sistemas Complejos. La idea es que procesos complejos surgen de interacciones simples cuando el número de participantes llega a, o supera, un mínimo necesario. Ejemplos son el comportamiento de las hormigas, abejas, casi cualquier interactuación social humana o no. Una vez alcanzado cierto nivel aquí también tenemos otra duda persistente ¿está vivo... o no?.

Algo que es genial del libro, y bastante inesperado, es que a medida que vamos explorando la evolución de A-Life nos topamos con un resumen de su contraparte orgánica. Hay un juego muy interesante entre observar el resultado y la inspiración o viceversa. La evolución desde juegos en celdas hasta los modernos robots que van por la ruta de aprender y adaptarse a su entorno en vez de conocerlo y reaccionar a él.

Personalmente me gusta más el enfoque abajo-arriba. Crear, de ser posible, una inteligencia igual a la nuestra copiaría nuestras propias limitaciones; quizá serían más rápidas, con mejor capacidad de memoria pero enfrentarían los problemas de la misma manera que nosotros lo haríamos. Otra forma, tipo, de inteligencia lo haría diferente, quizá no siempre mejor, quizá no siempre más rápido pero podría enfocar el problema desde ángulos para nosotros impensables por la propia limitación del contexto y la evolución que tiene nuestra mente, nuestra inteligencia, nuestra conciencia.

Más allá de las citadas preguntas que rondan al tema A-Life e IA tenemos dos procesos que resultan abstractos y, a su manera, misteriosos. Por un lado todo el tema emociones, por el otro todo el tema instintos. Ambos parecen depender de mezclas químicas y a su vez ser de orden hardware, pero tienen también su lado subjetivo. Parecen respuestas pre-diseñadas, pre-programadas y a la vez depender de tantas cosas o factores todavía desconocidos que resultan caóticas e impredecibles en especial el tema emociones.

Cómo es de esperar todo termina con la pregunta de ¿qué nos depará el futuro?. Pues por lo pronto la velocidad a la que avanza el hardware digital permite cada vez sistemas más sofisticados a todo nivel. Esto también se traduce en comportamientos emergentes de mayor o menor complejidad para el observador --después de todo el ente participante no está siempre al tanto de lo que el cumplir con sus "funciones/acciones simples" hace o logra a un macro nivel.

Dependiendo de muchos factores externos y del momento la investigación actual apunta a varias ideas de ciencia ficción vistas en películas o presentadas en novelas. Nada demasiado lejano de lo que la mayoría ha imaginado o deseado, pero tampoco hablamos de aquí a milenios o siglos, quizá una década, quizá menos, pero no mucho más allá de unos 25 años. La razón es simple, complejidad. Estamos alcanzando niveles que por simple extrapolación de lo que vemos, vimos y estamos viendo a nuestro alredeor deberían resultar en... algo.

No es por nada que se habla tanto sobre la Singularidad, el punto aquel en que, tal vez repentinamente, nos topamos con que surge otra inteligencia. Podría ser equivalente a la nuestra, igual, mejor, hasta tal vez menor mientras continua evolucionando. El autor no toca mucho éste tema en particular pero quedan las posibilidades: de un reemplazo a la humanidad, de un complemento, de una relación simbiótica, o de enfrentamientos que repiten, una vez más, nuestro pasado y nuestros propios conflictos.

Que yo sepa, y lamentablemente, no hay traducción al Español de Artificial Life, por Steven Levy, pero bien vale la pena leerlo. Califica como algo antiguo (1992) pero por suerte se trata de áreas de la ciencia que no han evolucionado a saltos o, en todo caso, que están esperando la acumulación de muchos de ellos para de pronto dar un siguiente gran paso. O, directamente, ¿quizá encontrarnos con algo, con alguien?.

Un libro sobre la evolución de A-Life y un poco de cómo funciona la vida que desea imitar.

Teclado EZ-Reach 2030 por TypeMatrix.

©Copyright 2011. Todos los derechos reservados.